Home / Participants & Stakeholders / Participant Search

Case Story Details

Back

Organization Name

Areas S.A.

Case Story Title

Desarrollo de la Política Laboral de AREAS en Argentina

Case Story Date

2003/11/05

Issues Addressed

  • Principle 3 - Businesses should uphold freedom of association & effective recognition of the right to collective bargaining
  • Principle 6 - Eliminate discrimination in respect of employment and occupation

Case Story Category

Partnership Project

Countries of Impact

Argentina

Case Description

Antecedentes

La política cultural de AREAS indica claramente que habrá igualdad de trato entre empleados en lo que se refiere al acceso al empleo, a la formación y a la promoción de profesionales así como a las condiciones de trabajo en cualquier país de mundo.

La situación que existía en nuestra filial Argentina a la hora de su incorporación al grupo era similar a la que experimentaba la mayor parte de las empresas del país. Debido a la crisis económica, la situación contractual de la mayoría de los empleados era inestable y anormal. No había uniformidad organizativa en la empresa, especialmente en lo que se refiere a salarios y niveles laborales. No había igualdad de oportunidades y los derechos de los trabajadores no estaban definidos. La difícil situación económica ocasionaba inseguridad en el cumplimiento de pago de salarios ya que estos podrían ser realizados una semana o incluso un mes más tarde de lo acordado. Estas condiciones les generaban a los empleados inseguridad económica e inestabilidad emocional.

Acciones emprendidas por AREAS

El objetivo principal de la empresa fue el establecimiento de los principios éticos y el desarrollo de la política laboral de AREAS con el objetivo de asegurar un trato justo y equitativo para toda la plantilla reafirmando la confianza de los trabajadores y garantizando sus derechos.

El proceso tuvo varias fases:

En primer lugar se reunió a toda la plantilla y se les explicó que pasaban a formar parte de una empresa española multinacional y los cambios que esto implicaba.

A continuación, en la mayoría de los centros, se negoció con los sindicatos (en algunas ocasiones directamente con los empleados) sus nuevas condiciones y derechos laborales.

Finalmente se estandarizaron puestos de trabajo, se establecieron niveles de responsabilidad y una estructura salarial acorde. Sobre todo y a lo largo de todo el proceso se escucharon las necesidades de los trabajadores y se tomaron en cuenta.Progreso al día de hoy

Actualmente y consientes de la importancia que tiene la plantilla en el desarrollo de nuestras operaciones se han iniciado las siguientes acciones:

*Creación del Comité de RR.HH. con integrantes de varios estamentos para la transmisión de necesidades y la facilitación de comunicación ascendente y descendente.
*Cursos de capacitación interna y externa, elaborando planes de carrera, y formas de promoción profesional.
*Implementación de medidas preventivas de accidentes adquiriendo para ello equipos de protección para empleados.

Con el paso del tiempo y a pesar de la desconfianza inicial los empleados de AREAS han reconocido los beneficios que a corto y largo plazo supone una plantilla laboral fuerte y equitativa. Hoy, los trabajadores tienen confianza en la empresa, seguridad de recibir un salario justo a fin de mes, garantía de obtener un trato honesto sin distinciones y/o favoritismos, seguridad de igualdad de oportunidades, en definitiva, la seguridad de que tienen los mismos derechos que el resto de los trabajadores del grupo AREAS en 7 países distintos.

El futuro

Pero sobre todo, y a pesar de la severidad de la crisis Argentina, hoy Áreas mantiene su compromiso de inversiones y de desarrollo de sus operaciones en el país que aseguran el mantenimiento del nivel de empleo en unas condiciones equiparables a las de cualquier país desarrollado del mundo occidental y que garantizan el bienestar de sus trabajadores y por ende el éxito de AREAS.

Authors

Unknown authors

Contact Person

None

Note: Responsibility for the content of Case Stories and any other public communication related to the Global Compact principles and their implementation lies with participants themselves and not with the UN Global Compact Office.